AMÉRICA LATINA TIENE EL MAYOR RECURSO PARA ALCANZAR LA PROSPERIDAD: LA CREATIVIDAD

0
Habitarte

¿Es la creatividad un tema exclusivo de y para los artistas?

Muchas veces cuando se habla de prosperidad en América Latina saltan a la mente temas como: la tecnología, la fuerza laboral, las telecomunicaciones, la seguridad, entre muchos otros. Sin embargo, casi siempre se deja por fuera de la mesa a uno de los recursos más importantes -e inagotables- que tiene nuestra región: la creatividad. Claramente, cuando se mira la prosperidad desde este enfoque, surgen toda una serie de preguntas y dudas sobre ¿cómo se relaciona la creatividad con el desarrollo de una sociedad?, ¿es esto posible?

Pues bien, antes de tratar de responder a estos interrogantes es importante definir ¿qué es la creatividad? Según el libro The Creative City, del autor Charles Landry, “…la creatividad es una forma de pensar que permite replantear los principios de un problema; experimentar; ser originales; reescribir reglas; descubrir hilos comunes entre puntos dispares; y mirar las cosas desde ángulos tangenciales y de maneras flexibles. A partir de estas formas de pensar, promovemos la innovación y generamos nuevas posibilidades”.

Diverse people with creative inspiration speech bubbles

Esta definición definitivamente amplía el espectro del alcance mismo de la creatividad. Empezando, porque no la limita exclusivamente a las áreas más comunes a las que suele relacionarse: el arte y la cultura, y en cambio, abre el camino hacia otros campos como la tecnología, la ciencia y porque no, la economía misma. Entonces, pareciera ser que uno de los principales retos que tenemos cuando pensamos en creatividad es vencer el imaginario de que ésta es simplemente algo “accesorio” para aquellos que trabajan directamente con los sectores de las industrias creativas y culturales.

Ésta no es una tesis que nosotros dilucidemos aquí, de hecho, en el libro “Emprender un futuro naranja” del Banco Interamericano del Desarrollo, mencionan como la creatividad no es solamente un talento abstracto, sino también un componente práctico de la economía mundial. Ya que la misma permite acelerar la innovación y, por ende, generar riqueza que se traduce en bienestar para miles de personas. De modo que, hay que hacer un “cambio de lentes” cuando miramos a la creatividad para verla en su total dimensión y empezar a comprender su impacto en el crecimiento de nuestras sociedades.

Creo que son muchas las personas que en este punto se deben estar preguntando ¿y cómo podemos promover la creatividad en nuestras ciudades para la prosperidad de todos?, ¿a quién le corresponde esta labor?

Sin lugar a dudas nos corresponde a todos. Ya que promover y desarrollar la creatividad en una sociedad no debe ser una labor única de los Gobiernos, sino de todos los actores involucrados, pero principalmente, deben de ser los emprendedores y empresarios quienes lideren este desafío y generen proyectos concretos para que la creatividad haga parte de los procesos socio-económicos de las ciudades. Nosotros, la Escuela Habitarte estamos convencidos que el sector educativo debe ser parte activa de este desafío, facilitando el acceso a metodologías de aprendizaje que ayuden a potenciar la creatividad de cualquier persona.

Lo bueno es que ya se están dando los primeros pasos para trasladar la creatividad del ámbito conceptual y abstracto, al ámbito de lo práctico y económico, y esto es posible de evidenciarlo a través de iniciativas como las del distrito de arte en el barrio San Felipe, en Bogotá. Un barrio que desde hace varios años se ha venido ganando el título como uno de los distritos de arte más importantes de la capital, en cuyas viviendas se concentran diversas galerías, institutos de arte/cultura, y establecimientos gastronómicos.

Actualmente, San Felipe como distrito artístico en consolidación, ha tenido que enfrentar diversas dificultades debido a la coyuntura de la pandemia por el Covid-19. Las múltiples cuarentenas obligaron el cierre de dichos locales artísticos, trayendo consigo, pérdidas a nivel económico para el gremio. Pero lo que surgió como un problema, hoy es una oportunidad para hacer uso de la creatividad y desarrollar nuevas tecnologías que trasladen la experiencia presencial a una plataforma digital; donde antiguos y nuevos visitantes, puedan acceder a toda la oferta de servicios y productos que tiene este distrito, esta vez mediados por la virtualidad.

De modo que, la creatividad no solamente debe ser vista como un componente conceptual, o como parte del proceso propio de los artistas, sino como un componente práctico que puede impactar positivamente a diversos sectores (social, cultural, tecnológico, económico…) y alcanzar así, el tan anhelado desarrollo sostenible para nuestras ciudades de América Latina y el Caribe. Y mucho más aún, con la llegada de la llamada “nueva normalidad” la cual nos exigen a todos generar soluciones innovadoras a problemas nunca antes planteados. El parte de tranquilidad está, en que América Latina guarda consigo un gran tesoro y es sin lugar a dudas, todo su potencial creativo.

“El desarrollo de una nación no necesariamente empieza a través de grandes cambios, puede incluso empezar por cambios tan pequeños cómo introducir la creatividad en la vida diaria de las personas”

Una pregunta para que continúenos la conversación, ¿estás desarrollando tus habilidades creativas para el nuevo futuro que nos espera?

Redacción por:

Equipo creativo de la Escuela Habitarte

Via: El Tiempo

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Related Posts